Quantcast
9:17 a.m., 10/31/2014 | 63°

Mohamed, el arquitecto del Tijuana campeón


En el fútbol mexicano

CARLOS RODRÍGUEZ / AP | 12/4/2012, 9:39 a.m.
Mohamed, el arquitecto del Tijuana campeón
El argentino Antonio Mohamed (izq.) festeja la conquista del título del fútbol mexicano como técnico de Tijuana junto a sus jugadores en Toluca, el 2 de diciembre de 2012. | Christian Palma

MÉXICO D.F. — En septiembre del año pasado, Antonio Mohamed llegó a Tijuana como un bombero a rescatar a un equipo que tras lograr el ascenso apenas había ganado uno de sus primeros nueve partidos con Joaquín Del Olmo y corría el riesgo de perder la categoría.

El argentino Mohamed no sólo se aseguró de salvarlos, ya que en un breve trayecto les condujo al primer cetro de su historia.

Mohamed terminó el torneo Apertura 2011 sin perder ninguno de los nueve partidos que dirigió. Supo asimilar algunas bajas importantes, como la del delantero colombiano Dayro Moreno y la del volante uruguayo Egidio Arévalo, y para el Clausura 2012 clasificó al equipo a su primera fase final en la que cayeron en los cuartos de final ante el Monterrey.

En el torneo Apertura 2012, Tijuana sufrió una humillante derrota de 4-0 ante León en la segunda fecha y luego no volvió a perder hasta las semifinales. Fue una racha de 17 partidos sin derrotas rota por León, pero de todas formas los “Xolos” llegaron a la primera final de su historia y se consagraron al vencer 4-1 al líder general Toluca.

“Nos decían que ganábamos por el pasto sintético”, dijo Mohamed al final del partido refiriéndose a la superficie del estadio Caliente de Tijuana, ciudad fronteriza con Estados Unidos. “Demostramos que ganamos allá y en la altura, lo hacemos en todos lados”.

El “Turco” Mohamed, quien como jugador pasó 10 años en México, logró su primer campeonato como estratega en suelo azteca donde había dirigido en segunda división a Zacatepec, Su primera oportunidad como timonel fue con Morelia en 2004.

Tras un fugaz paso con los Jaguares de Chiapas, Mohamed regresó a su país donde logró el ascenso con Huracán en 2007. Volvió brevemente a México para dirigir a Veracruz y después regresó a Argentina para conducir a Colón y Independiente, al que le dio el título de la Copa Sudamericana en 2010.

“Estoy muy feliz por el título pero lo más importante son los jugadores”, dijo Mohamed, quien durante toda la liguilla lloró al final de los partidos en memoria de su hijo, quien falleció en 2006. “Esto se lo dedico a los jugadores y también a los que están y a los que no están”.

Mohamed ha expresado su deseo de regresar a Argentina, pero aún le quedan seis meses más de contrato y antes de la final el director deportivo Ignacio Palou dijo que quieren que siga con ellos.

Ahora más que nunca.