Quantcast
4:32 a.m., 11/27/2014 | 46°

Houston venera a la Virgen Morena


RYAN ROCKETT | 12/3/2012, 10:09 a.m.
Houston venera a la Virgen Morena
Fieles peregrinana para venerar a la Virgen de Guadalupe, el domingo por las calles del centro de la ciudad de Houston. | Eric Kayne

HOUSTON - Una sección del downtown que normalmente está tranquila y vacía en las tardes dominicales volvió a la vida con los cantos y danzas de personas vestidas con los vivos colores de los guerreros aztecas que cantaban y bailaban al ritmo de los tambores.

Los bailarines, llamados matachines, realizaron la Danza de Matachines, que es una tradición de siglos en honor de la Virgen María o de Nuestra Señora de Guadalupe.

“Han sido creados para defender a la Santa Madre de Dios”, dijo Gilberto Heredia, presidente de la Asociación Guadalupana. “Son guerreros vestidos con los trajes del siglo XV”.

La marcha por San Jacinto dio inicio a la Feria de Nuestra Señora de Guadalupe que se celebra todos los años. Ahora en su trigésimo séptimo año, este evento sirve para unir a la comunidad católica y méxico-estadounidense en una celebración que comprende cantos, bailes y oraciones.

La celebración, auspiciada por la Arquidiócesis de Galveston-Houston conmemora la aparición de la Virgen María o Nuestra Señora de Guadalupe, ante San Juan Diego a principios del siglo XIV.

Este evento comenzó en una sola iglesia, pero ahora participan 42 grupos religiosos distintos.

“Sólo era un grupito de personas. Pero ahora son casi 5,000 que se involucran en esto de alguna manera”, dijo Heredia.

La celebración suele llevarse a cabo el 12 de diciembre, pero esta vez los organizadores del evento decidieron adelantar dos semanas el evento para que las parroquias puedan celebrar a su manera en esa fecha.

La celebración destaca el esfuerzo hecho por los organizadores y la arquidiócesis durante un año.

“Las preparaciones comienzan un día después del evento”, dijo Sergio Castillo, director de la oficina del ministerio hispánico. “Toda la vida de la asociación gira en torno a este evento”.

Un grupo de niños portó una imagen de la Virgen María durante la procesión, seguido por tres hombres vestidos de negro que representaban a los ministros católicos de hospitalidad.

Los matachines, uno de muchos grupos de danza indígena, exhibían atuendos de vivos colores, complicados tocados de cabeza y maracas.

A su alrededor había bailarines con disfraces, así como individuos que hacían resonar tambores, trompetas y flautas.

“Practicamos dos veces a la semana durante todo el año. Nunca descansamos”, dijo Manuel Sánchez, líder de los matachines en la iglesia católica San León Magno en Aldine. “Los ponemos en condiciones para que puedan soportar el frío y el calor, así que están preparados”.

Los bailarines provocaron júbilo y cierta confusión entre visitantes desprevenidos en el downtown, ya que algunos encontraron que sus rutas estaban bloqueadas por el desfile festivo.

“Hay mucha gente que no comprende la cultura y cuando nos paran en las calles tratamos de explicarles”, comentó Sánchez.

“Hay gente que no espera esto, una procesión religiosa en medio del downtown”, expresó Castillo. “Ves a gente que detiene sus autos y sacan las cámaras para tomar fotos y presentar su respeto… es lindo ver algo así”.

Los participantes en el desfile, que comenzó a la altura de 1700 de San Jacinto, se agruparon en el Centro de Convenciones George R. Brown, donde ofrecieron actuaciones. La celebración terminó con una misa dicha por el cardenal Daniel DiNardo, de la Arquidiócesis de Galveston-Houston.

Aunque el evento tiene fuertes raíces en la comunidad hispana, algo evidente por la cantidad de banderas mexicanas y colores nacionales de esa nación desplegados durante el desfile, Castillo recalcó que es principalmente una celebración católica.

“Nuestra Señora de Guadalupe apareció en México, así que hay tendencia a pensar que es estrictamente mexicana”, dijo Castillo. “Sin embargo, ella es Patrona de las Américas, las Filipinas… Esto es algo que ha unido (a los católicos) y nos vemos como una gran familia”.

ryan.rockett@chron.com