Quantcast
3:33 a.m., 8/31/2014 | 77°

Falta de personal penitenciario afecta las cárceles de Texas


ALLAN TURNER | 12/3/2012, 1:11 p.m.
Falta de personal penitenciario afecta las cárceles de Texas
Un oficial de la Oficina del Sheriff de Harris, J.N. Sáenz, en una de las cárceles del condado. | Melissa Phillip

HOUSTON - Tras citar una “nueva ola de violencia” que afecta a los centros de detención en Texas, el presidente del sindicato que representa a los carceleros de la zona de Huntsville ha exhortado al gobernador Rick Perry para que incremente en un 14 por ciento los salarios de los oficiales de prisiones en 2015.

La solicitud de Lance Lowry para que se incrementen los salarios (los guardias nuevos perciben alrededor de 28,000 dólares anuales y los de mayor antigüedad cobran unos 38,000 dólares al año después de siete años de trabajo) se produce en momentos en que el sistema penitenciario estatal ha registrado su año más letal en dos décadas.

Este año, en las cárceles del estado han ocurrido 11 homicidios entre los reclusos y más de 1,000 presos han sido agredidos por otros presos, dichas agresiones han requerido más que primeros auxilios. Asimismo se han producido 85 ataques de presos contra el personal de prisiones.

Lowry, presidente del sindicato American Federation of State, County and Municipal Employees Local 3807, informó a Perry que la cifra de guardias que han renunciado a sus puestos con el Departamento de Justicia Penal de Texas en busca de empleos mejor remunerados, ha dejado al sistema de prisiones peligrosamente con poco personal.

De acuerdo con datos del departamento, hasta el 31 de octubre el sistema de 111 prisiones carecía de 2,808 carceleros, casi un 11 por ciento.

Esa cifra es considerablemente inferior a la escasez de 4,000 guardias hace cinco años, pero todavía significa que alrededor del 10 por ciento de las penitenciarías estatales, que se encuentran entre las más grandes del sistema, carecen al menos del 25 por ciento del personal necesario.

Por ejemplo, en la unidad Smith en el oeste de Texas, que cuenta con 2,234 presos, hay una escases de guardias del 48 por ciento. En el pueblo Texas Panhandle, en la ciudad de Colorado, las unidades de Ware y Wallace, que conjuntamente tienen a más de 1,300 presos, tienen una necesidad de personal del 47 y 43 por ciento, respectivamente.

En la unidad Estelle, cerca de Huntsville, que cuenta con 3,360 presos y donde han ocurrido dos homicidios entre los reclusos, hay una escasez de carceleros del 20 por ciento.

Las cárceles en el sur y oeste de Texas y en la zona del Panhandle confrontan dificultades para reclutar a carceleros a pesar de un bono de 3,000 dólares que se paga en la contratación en algunos lugares.

Horas extras obligatorias

El trabajo de carcelero, que de por sí es estresante, según dijo Lowry en una entrevista, empeora por la escasez de personal, ya que exige que los guardias trabajen horas extras obligatorias.

“Hay turnos de trabajo muy largos. Las cárceles funcionan las 24 horas del día. Hay supervisores con experiencia que dirigen al personas con poca experiencia que son supervisados por administradores sin experiencia”, dijo Lowry.

Un sondeo reciente entre guardias de prisión realizado por la Coalición de Justicia Penal de Texas, un centro ideológico vinculado al sistema penitenciario, halló que el 86 por ciento de los participantes han considerado otros puestos de trabajo, mientras que el 79 por ciento piensa que no están bien remunerados.