Quantcast
1:18 a.m., 10/25/2014 | 60°

Estudiarán el aire en dos comunidades de Houston


INGRID LOBET | 12/3/2012, 2:11 p.m.
Estudiarán el aire en dos comunidades de Houston
Alex Jaramillo, 14, practica en la escuela secundaria Galena Park. | Eric Kayne

HOUSTON - Lo que probablemente ocurre por primera vez en un vecindario urbano de Estados Unidos, expertos en tomografías computarizadas escanearán el aire por encima de dos comunidades de Houston: Galena Park y Manchester, en busca de concentraciones peligrosas de emisiones provenientes de fugas de tanques, torres y otras fuentes de contaminación ambiental.

La Corte de Comisionados del Condado de Harris tiene previsto aprobar el martes fondos federales por un millón de dólares para el proyecto, una cantidad que es parte de tres millones de dólares destinados a estudiar el aire, una tarea que será realizada por el Centro de Investigaciones Avanzadas de Houston.

La zona a lo largo del Houston Ship Channel, una zona pantanosa que se amplió y profundizó hace un siglo para el comercio a través del Golfo de México, alberga una de las agrupaciones más densas de refinerías y plantas petroquímicas.

El benceno, tolueno, etilbenceno y los xilenos son productos derivados de la actividad petrolera y son esos complejos, entre otros, que los equipos analizarán mediante imágenes y mediciones.

A pesar del éxito en años recientes para disminuir fuentes significativas de contaminación ambiental en los barrios aledaños al Ship Channel, residentes han indicado que todavía se necesita prestar atención a ese asunto.

Humo y olores

Yasmín Ortega dijo, mientras fregaba su auto en una calle de Manchester, que hay humo todo el tiempo y que casi todas las mañanas el aire huele como a algo que se quema.

Ortega miró a su bebé, metido en un recipiente lleno de burbujas, y comentó que “el aire huele como a gasolina”.

El Centro de Investigaciones Avanzadas de Houston ha colaborado con la Universidad de California en Los Ángeles para reajustar dispositivos que entrecruzan múltiples haces de luces desde diversos puntos dirigidos hacia espejos, los cuales rebotan y de esa forma pueden determinar las longitudes de ondas que fueron absorbidas por sustancias en el aire. Como los químicos en la atmósfera tienen su propio patrón de absorción, científicos pueden predecir dónde se encuentran las concentraciones y de qué son.

Los haces de luces crean una imagen similar a las realizadas por la radiación en los escáneres de tomografías computarizadas.

“Esto nos da la oportunidad de enfocar la justicia ambiental de una forma que no hemos hecho anteriormente”, dijo Jay Olaguer, director de estudios sobre la calidad del aire en el Centro de Investigaciones Avanzadas de Houston.

Olaguer, que es el director del proyecto, habló ante una audiencia de unas 80 personas en la Universidad de Rice.

Resultados rápidos

Los resultados van más allá de lo que es posible hacer con muestras de aire en recipientes, las cuales ya se encuentran dentro de vehículos en los dos vecindarios.

Esto proporcionará resultados rápidos. No hay que enviar muestras de aire a laboratorios para que sean analizadas. En su lugar, hay computadoras que procesan los datos en bruto, un proceso que dura unos días.

“Es una tecnología muy interesante”, dijo Steve Smith, presidente de la comisión de asesoría técnica para la vigilancia del aire en Houston, una red auspiciada por la industria que cuenta con estaciones especializadas. “Me parece que es adecuada para estos estudios a largo plazo”.