Quantcast
12:19 p.m., 11/27/2014 | 62°

El presidente sólo podrá implementar su política fiscal si logra aliados republicanos


Si fracasan las negociaciones actuales, varios recortes 
impositivos desaparecerán

Olivia P. Tallet | 12/1/2012, 6 a.m.
El presidente sólo podrá implementar su política fiscal si logra aliados republicanos
El president Barack Obama, en el centro, con el presidente de la Cámara de Representantes, el republicano John Boehner (izq.), y el senador demócrata Harry Reid (der.), al arrancar las negociaciones en noviembre. | Olivier Douliery / Bloomberg

HOUSTON - La idea de Barack Obama sobre cómo debe ser la política fiscal de Estados Unidos ha sido sencilla desde que comenzó su campaña para la reelección: rechazo a la subida de impuestos para las familias que ganen menos de 250,000 dólares al año, y aumento para los que ganen más.

Pero su capacidad para mantener esa premisa está en juego en el proceso de negociación entre demócratas y republicanos en el Congreso, y entre la mayoría republicana en la Cámara de Representantes y el propio presidente, para evitar el llamado precipicio fiscal.

Los republicanos, con el presidente de la Cámara de Representantes John Boehner como líder, sostienen férreamente la posición de no aumentar de impuestos para nadie, incluidos los más ricos, lo que mantiene al Congreso y al presidente en posiciones muy enfrentadas y con escaso margen de negociación.

“Los texanos, y la gente en general en EE.UU., deberían prestar atención a las discusiones sobre el precipicio fiscal, porque mucho de lo que está en juego les afectaría de una u otra manera”, dice Chuck DeVore, experto en política fiscal de la Fundación de Política Pública de Texas.

La manera en que Obama “propone incrementar los impuestos de los que tienen altos ingresos es permitiendo que expiren los recortes impositivos de (el expresidente George W.) Bush para las personas que ganan más de 250.000 dólares, y que no expiren para los que ganan menos”, dice John Diamond, académico de Finanzas Públicas del Instituto Baker de Política Pública de la Universidad de Rice.

Por su parte, los republicanos apoyan que se mantengan los recortes para todos, incluidos los que ganan más, pero hasta ahora no se han mostrado dispuestos a ceder en las negociaciones con Obama con el fin de evitar que venza el plazo en el que expirarían todos los recortes.

De no haber acuerdo entre el presidente y los republicanos para el 1 de enero de 2013, la mayoría de los recortes de impuestos aprobados en 2001 expirarían.

Como consecuencia de esto, aproximadamente 90 por ciento de todas las familias de EE.UU. verían incrementos de impuestos de aproximadamente 3,500 dólares, y de un promedio de casi 2,000 dólares para la clase media en concreto, según el Centro de Política de Impuestos, codirigido por el instituto de investigación en políticas económicas y sociales Urban Institute y Brookings Institution, dedicada a la investigación de políticas públicas.

Si no se resuelve, dice DeVore, “provocaría probablemente el incremento de impuestos más drástico en la historia de EE.UU.”.

Cómo te afecta

El informe de ese centro, Cayendo en el precipicio fiscal: ¿A quién le suben los impuestos y por cuánto? explica las razones específicas por las que los impuestos subirían radicalmente.

Una es la mencionada por Diamond sobre los impuestos del período de Bush.

Pero el recorte del impuesto sobre la nómina que aprobó Obama en 2010 es otro que expiraría.

Éste redujo la parte que los empleados pagan de sus ingresos para la Seguridad Social, a 4.2 por ciento de 6.2.